Surfear un tubo por un mortal cualquiera

Compartir ...Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Estoy en el pico con cuarenta personas, calculando, concentrados todos en unos sesenta metros cuadrados, empinando la cabeza como zariguellas rastreando el horizonte… Al fondo se ve venir la serie. El día es bueno, hay olas y la brisa es suave, además están cayendo dos metros y pico cerrones que rugen como un tsunami, ¿Qué más se puede pedir? Todos empezámos a remar para posicionarnos, algunos luchamos por tener preferencia y pillar alguna… los más atrasados para no tragar. Llevo hora y media en el agua, los brazos pesan, tengo sed y la competencia es dura, aun así consigo colocarme de los primeros y remarle a la segunda de la serie. Me elevo, ya siento el punto en el que voy forzado… Casi cerrando los ojos pero con un empujón fuerte mi suerte cambia y me pongo de pie. Ya se lo que toca: aceleración máxima, subidón de adrenalina y ojos bien abiertos, todavía tienen que romper olas de la serie y un error me puede costar mucha agua salada.

Tubo

Durante unos escasos doce segundos soy el rey del universo, invencible, estoy domando una de las mayores fuerzas de la naturaleza: el mar, me siento en sintonía con todo lo que me rodea, sabía que tenia que ganar velocidad cuando la ola se pusiera hueca, miraba hacia el frente y el agua caía delante de mi como si estuviera dentro de una cascada, adelanté las manos mientras me agachaba y salí de la cueva mientras un bofetón de agua me salpicaba la cara, todo en automático. El corazón a tope, la pesadez de los brazos ha desaparecido, creo que si hubiese estado herido de bala me hubiese curado en el momento. No pierdo un segundo en celebrar tal explosión de felicidad, se que hay que volver y rápido pero mientras empiezo la remontada miro a la izquierda y veo como acaba otro tubo el que hace 20 segundos estaba remando a mi lado en el pico, él ni siquiera me habrá visto, tiene cosas mejores en las que enfocar su atención pero la complicidad es evidente.

Cualquiera que no sepa lo que es surfear un tubo pensará que he tenido suficiente, pero tu sabes que no. Tengo que buscar mi próxima dosis y no hay tiempo que perder, las horas son minutos en el agua…

Ola tubera

Compartir ...Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Añade un comentario