¿Por qué el surf es tan adictivo?

Compartir ...Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Sentir los rayos del sol en la piel, la brisa marina abrazando tu cuerpo, el olor a mar colándose por tu nariz, tener la sensación de que te vas a comer el mundo y todo ello mezclado con un subidón energizante de adrenalina cuando estás en lo alto de una ola, y aún alguien se pregunta porqué el surf crea adicción.

Bien, pues busquemos más razones. Hacer surf es sinónimo de euforia y vitalidad de principio a fin. Cuando desde fuera observas el agua, impaciente por entrar pero, controlando cuál es el mejor lugar por dónde adentrarse, mientras esperas paciente la mejor ola, cuando te subes a ella y, finalmente, cuando lo consigues, todo ese proceso está lleno de ganas, de riesgo pero de alegría, de vida. El surf proporciona vida, por ello crea la adicción que sólo algunos privilegiados conocemos.

Surf Father

En este deporte, aún y existiendo competiciones de gran prestigio, es de los pocos que realmente se practica por pasión, está bien ganar títulos y ser de los mejores pero, no es la finalidad de los auténticos surfistas, la conexión con el mar, la adrenalina que se desprende, el afán de superación con uno mismo y ver que se es capaz de realizar nuevos retos cada vez que se supera una ola complicada, esa es la esencia, además del buen rollo y la conexión entre practicantes de esta modalidad.

Otro factor importante del que te permite gozar el surf es la desconexión con el mundo real, un mundo cada vez más lleno de sentimientos negativos, de egoísmos y de envidias, todo eso queda relevado a la nada cuando uno está encima de su tabla en conexión directa con la naturaleza, en sintonía con lo realmente bonito de este mundo.

Esta práctica además te invita a descubrir, conocer y explorar rincones mágicos donde si no es por este motivo no habrías estado nunca, hay zonas muy especiales donde sólo los surfistas sabemos llegar y sobretodo apreciar.

Kelly Slater surfer

Compartir ...Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Añade un comentario