Mantenimiento de la tabla de Surf II: buenos hábitos

Compartir ...Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Tabla de surf blanca

Para tener una tabla de surf que se mantenga en buen estado, ya vimos cómo era importante limpiar la parafina. Ahora tenemos que poner en práctica unos buenos hábitos que harán que se mantenga nueva por mucho más tiempo:

  • Transporta la tabla de surf siempre en una funda, parece obvio, pero muchas veces no se cumple. La mayoría de los golpes que recibe nuestra tabla son fuera del agua. Además fíjate bien en los materiales de la funda, tejido acolchado, que por alguna de las partes refleje el sol y con extra de protección en el bottom y la punta. Además para que la funda sea duradera, el tejido debe de limpiarse bien y las cremalleras tiene que ser de calidad. Con el ajetreo de guardar la tabla mojada, las cremalleras acaban acumulando sal y arena, si no son buenas se atascan y se rompen.
  • No dejes la tabla directamente al sol, ni la guardes en sitios demasiado calurosos. El material del que esta compuesto la tabla también tiene aire, con el calor se expande y puede llegar a agrietar la fibra si esto ocurre repetidas veces. Éste peligro también está presente aunque se encuentre dentro de su funda. En la playa, el mejor lugar es colocarla bajo una sombra. Dentro de un vehículo cerrado nunca será una buena opción, la falta de ventilación hace que todavía la temperatura dentro del coche sea mayor de la que hay fuera.
  • Si tienes algún percance en el agua, sal y revisa la tabla a fondo antes de continuar surfeando. A veces el mal humor, las prisas, hacen que no te des cuenta si un golpe a roto la fibra. Cuando entra agua en el foam la reparación es más cara, la tabla puede llegar a cojer peso, incluso si tardas en darte cuenta, a pudrir parte del foam. Tardas diez minutos en revisar la tabla fuera del agua y si tuviera algun pequeña grieta se le puede hacer un arreglo rápido con solarez y en menos de quince minutos estas surfeando otra vez.
  • Quita las quillas para guardar la tabla en casa. Si las dejas siempre puestas, los tornillos de la fijación pueden oxidarse y atascarse con la arena y la sal. Además de que es fácil pasarlos de rosca. La mejor manera de prevenirlo es quitando y poniendo quillas cada vez que vayas a usar tu tabla de surf.
  • Para la limpieza de la tabla usa productos recomendados para ello y evita químicos fuertes cómo quitagrasas o amoniacos, puedes llegar a dañar el esmalte.
  • Cuidado con poner la tabla de surf tendida en los aparcamientos, no sería la primera vez que un despistado pase por encima con su coche. Y a ver después de quién es la culpa…
Compartir ...Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Añade un comentario